¿El existencialista?

Image

Cae de cajón que la lectura teórica desde la cual es posible leer “El extranjero” sin caer en las antojadizas fórmulas que suelen poblar el pensamiento literario es, obviamente, la existencialista. Es a través de este pensamiento que una visión sobre esta obra fluye de manera natural. Dicha filosofía se hace presente en la historia de un hombre que no tiene Dios, que desconoce, o más bien no le interesa, cualquier moral colectiva, un ser que es la medida de sí mismo y que, en definitiva, podría acercarse perfectamente al “superhombre” nietzschiano, sin embargo no es ni remotamente un superhombre, sino sólo uno más de los arrojados a la existencia. Sigue leyendo

Ni oriente ni occidente, sólo literatura.

No soy un visitante muy asiduo de la literatura contemporánea. Por lo general mis lecturas llegan, como mucho, hasta la primera mitad del siglo XX. Por lo tanto nunca estoy muy al tanto de cuáles son las nuevas corrientes, o qué autores están marcando pauta en los últimos años, pues salvo Eco, Pamuk, o Bolaño, como dije, no suelo leer literatura contemporánea. Sin embargo llevaba un tiempo escuchando de un autor que se repetía en blogs y publicaciones, incluso sonando como candidato al Novel: Haruki Murakami. Así que, movido por la curiosidad y por el placer estético que siempre me ha provocado la literatura oriental, decidí leer algo de él y encargué un libro para Navidad. Kafka en la orilla, pese al sugerente título, estuvo guardado más tiempo del que hubiese querido entre mis lecturas pendientes, pero al fin hace unas semanas emprendí el rito de abrirlo y leerlo. Y fue a raíz de esta obra que regresaron a mi memoria unas reflexiones que, de tan añejas, estaban olvidadas y, de tan olvidadas, parecían oxidadas.

Sigue leyendo