Los versos que agradaron al Diablo

 

“Todo lo dan los dioses, lo infinito,

a los que quieren bien:

si de dichas y glorias, lo infinito;

si de penas, lo infinito también.”

La cita de estos versos es bien conocida, pues pertenecen a Goethe, quién los consigna en uno de sus diarios. Sin embargo el contexto en que los cito es el de la lectura de Doctor Faustus de Thomas Mann. De hecho es el propio demonio quien cita los versos del clásico alemán. Y más allá de los contrapuntos clásicos que hay entre ambas versiones de la leyenda faústica, y de todo lo que ésta implica en la vida de Goethe (y que, de algún modo, justifica la reflexión de estos versos), todos temas ampliamente discutidos, me interesa ponerlos en valor en el contexto de la propia obra de Mann con lo cual, intencionalmente, se desligan de la leyenda de Fausto, para tomar valor en sí mismos.Es por tanto necesario hacer una breve contextualización intentando, por supuesto, no hacer spoiler. Adrian Leverkühn, protagonista de la obra, está viviendo una temporada en Italia para dedicarse de lleno a la composición de su primera gran obra: una ópera basada en Trabajos de amor perdidos de Shakespeare. Leverkühn es un personaje siniestro desde el principio, de los más siniestros que me ha tocado leer. No desde un punto de vista estético (es un joven cualquiera), ni siquiera ético o moral, sino que está “cargado” de un aura siniestra y diabólica, que sólo se logra entender en la lectura de la obra. Una tarde se queda sólo en casa acosado por una de sus clásicas jaquecas. Entonces de la nada (de dónde más si no) aparece Satanás sentado en su sofá. Viste como un pordiosero, pero cautiva con su voz y palabras. Se enfrasca en una interesante primera discusión sobre su propia existencia, sobre la “posesión” que hace de las mentes a través de la sífilis que carcome el cerebro (Adrian lleva esa enfermedad) sobre su influencia en los artistas, los cuales, sin tocar el lado diabólico de la existencia, no pueden producir obras que valgan la pena.

Para el demonio, las obras deben tender a lo diabólico tanto como a lo divino, pues de este modo alcanzan la plenitud del universo, y traspasan la barrera del tiempo (tiempo aparente que se les “regala” a los artistas para llegar más allá de la muerte), y es en este contexto que cita al maestro alemán.

La tendencia es, entonces, hacia el propio Dios, que acepta, difunde, y necesita de la existencia del mal para completar su obra y su propia existencia. Pues, si Dios es omnipotente y omnipresente, más allá del espacio y del tiempo ¿no es lógico que lo sea también más allá del bien y el mal y que, a la vez, esté presente en ambas? Todo emana de Dios, el bien y el mal, y eso es algo que en occidente cuesta mucho asimilar cuando estamos acostumbrados a separar el carácter malvado-destructor de la divinidad en la figura del ángel caído (porque ni siquiera somos capaces de homologarlos), lo cual transforma a este último en una especie de servidor, de gamberro indeseable, pero necesario. En oriente (y en muchas religiones más antiguas) todo se simplifica en la figura del Dios creador-destructor, cómo Shiva, dadora de bienes y destructora del mundo, o el propio Yaveh, que inunda el mundo, asesina primogénitos, envía plagas y asola ciudades.

Pero el propio Diablo lo tiene claro, sabe cuál es su real papel, sabe cuál es su real existencia como simple emanación o carácter, como mera ilusión y alucinación de un hombre sifílico, pero sien el cual ni él ni nadie, puede acercar sus manos a la real creación. Esos versos nacieron del alma de un artista que lo entendía muy bien, y a él le agradaron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s